Ir y venir

II

Las cosas se van, por el aire, o se van por tierra,  yo deje todas esas cosas lejos, allá en el sur, no se si las deje en la librería bar de la galería de los gnomos al lado del libro de García Márquez mientras Steve me hablaba o las deje en el avión de regreso a casa. Van y vienen, dicen que cuando las cosas van tardan un poco en volver, a veces se van con un golpe en la pared, te quedan los nudillos rojos con suerte y rotos sin esa suerte, se pueden ir con un champagne en un evento, con una tarjeta a tu billetera, van y vienen como la suerte, la tenes cuando no esperas, la perdes cuando mas la necesitas. Una vez pensé que el conocerlo era de suerte, pero no, me equivoque, una piedra en mi espalda durante años y años. La suerte se la llevo el, a mi me dejo una bolsa de cartas y de esperanzas arriba de la cama. Mi cama. Su cama. Nuestra cama. La suerte se fue, volvió, como vuelve un sueño, pero solo uno, ni muchos ni pocos, muchos sueños llaman a las pesadillas que a veces se necesitan vivirlas para poder sentir el resto. Las cosas van y vienen, van por tierra, vienen por avión, se van por tren y vuelven caminando como si acá nada paso.

A veces me pregunto donde mas deje esas cosas. Si las deje en su departamento y si ella ahora que es ella las vera. Se preguntara de donde salieron y el por sentirse incomodo o quien sabe que, para evitar situaciones de riesgo entonces mentira. Esas cosas que van y vienen que escribo en algún bar escondida sin que nadie me vea. Las que vienen que me atrapan solo una vez, como aquella noche que entre multitudes y palabras que luego irían y venían nos encontramos.

Las cosas se van, las buscamos y se escapan, no las buscamos y aparecen, las deje en el libro que perdí en la mudanza, la deje en el spa mientras el barro cubría mi cuerpo, las deje cuando caminaba siguiendo sus pasos. La encontré en un cerro al lado de una laguna, se fue de nuevo cuando volví a la ciudad que con luces odiaría. Las cosas ahora están ahí, mirándome, esperando a que decida que hago con ellas, porque ellas saben que harán conmigo…van y vienen.

Anuncios
Published in: on 13 diciembre 2009 at 5:33 PM  Comments (6)  

The URI to TrackBack this entry is: https://cafecortadocontresdeazucar.wordpress.com/2009/12/13/ir-y-venir/trackback/

RSS feed for comments on this post.

6 comentariosDeja un comentario

  1. No hay ojos mi miradas!!!
    Agendá otra palabra para tu lista: pasos.

    • No, no hay. Pero me di cuenta leyendo tu comentario.
      La palabra Pasos la utilizare las veces que me sea A MI necesario.

      Beso Sr.

  2. Che, me hiciste acordar a un publicista que decía … “la vida es un monton de cosas…” yo agregaría para que ordenarlas? Lindo texto!

  3. ¿No hay ojos ni miradas?
    Que pena.
    Tal vez algun dia vuelvas a ser vos misma.

    • Primero:Creo que no hace falta escribir ni de ojos ni de miradas para ser yo misma.
      Segundo: Es un texto que salio asi, con esta estructura y de esta forma. Es mas ni me di cuenta que no habia ni ojos ni miradas. Que tiene que ver con el texto anterior y con la historia que habia empezado ahi, de por si, hablo del mismo lugar.
      Tercero: ¿No puedo escribir sobre otras cosas que no sean ni ojos ni miradas? ¿No puedo escribir sobre un cerro y el significado que tuvo para mi ese cerro? ¿Dejo de ser yo misma? ¿y si ese cerro es lo que logro que sea lo que soy yo?
      No hay que sacar conclusiones apresuradas.

      Un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: