Fiebre

Sentir que el cuerpo se calienta y no saber controlarlo. Asi estaba yo, tirada en la cama mirando el techo, extrañando. Maldije todo, porque me habian alejado de lo que me gustaba ver. De tu boca, tus manos y tus dedos tocando. La melodia que salia de aquella guitarra que no llegue a escuchar. El agua de mis ojos no me lo permitio. La odie, me odie, nos odie. Mi cuerpo se recalentaba y tenia que alejarme una vez mas. Como hace dias, cuando te subiste a aquel micro y te fuiste lejos, tan lejos que temi no recordarte. Si recuerdo el suspiro de aquella mañana cuando nos dejamos de ver. Pense en las miles de sensaciones que atravesaban mi cuerpo, aquellas que mas adelante me harian reducir todo a una somatizacion, esa misma fiebre que a tu regreso aparecio.

Esos dias eternos, inutiles, en donde las agujas del reloj no pasaban mas y todo estaba quieto, todo…tu sonrisa a lo lejos era un cuadro colgado en la pared. Ya no habia movimiento. Mis ojos, esos ojos de los cuales decidi no hablar mas, eran solamente fuentes transparentes de agua destilada que aun no sabia si salir o no. Por las noches, tenia pesadillas. De mañana no queria resistir.

Me despertaba inquieta, preguntandome donde estabas. Porque no estabas aca. Si comias bien. Si el agua corria por tu cuerpo. Si realmente era un llamado del destino para decirnos que la vida era asi.

Separados.

Juntos.

Separados.

Los dias pasaron, lentamente en mi caso. En el suyo tan rapidos que maldecia.

Los abrazos tardios, los besos en las mejillas esos perdidos, volver a sentir sus labios, esa carne tibia en mi boca solitaria que tanto los espero. Enredarnos entre los brazos que no querian esperar mas. No hubo lagrimas. Solo algunas palabras de mas. “No quiero viajar sin vos nunca mas”. Imagino que no debe ser lo mismo, en un bus sin tomarme de la mano. Tampoco sin mirarme como veo por la ventana y me imagino en cada lugar.

Y entre todas esas cosas, el calor de mi cuerpo aumentaba…la fiebre me inundaba y otra vez nos teniamos que alejar.

La incubacion de alejarnos, la incubacion de la tristeza que no habia podido salir.

En la cama, mirando el techo, espero a que se vaya. Mientras miro por la ventana y ahi lo veo, esperandome, de la misma forma que yo espere su regreso…

Anuncios
Published in: on 30 mayo 2010 at 2:23 PM  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://cafecortadocontresdeazucar.wordpress.com/2010/05/30/fiebre/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: