Me olvide

Me habia olvidado de esto. De escribir aca. De no escribir. Posiblemente porque en otro lugar logre librarme mas de las palabras que aca.

Lo cierto es que mis palabras se fueron el dia que ella se cayo de las escaleras.

Lo cierto es que de a poco volvieron pero se fueron otra vez.

Cuando ella se fue del todo me quede sin palabras.

Me quede sin letras, sin comas, sin puntos, sin los acentos que a veces pongo y a veces no, me quede sin nada, se fue con su mundo, todo se fue con su cancer, con sus cosas, con el humo del cigarrillo, con sus medicamentos…con todo.

Se fue.

Y ella se fue y a mi se me fueron las ganas de escribir, las ganas de saber como narrar, las ganas de poder empezar a crear cosas con esto, para mi, solo para mi.

Paso un mes y días, y parece eterno. Le tenia agarrada la mano cuando desaparecio del mundo, para quedarse solo dentro del mio.

Dentro de mi cuerpo, en mi alma, dentro de mis recuerdos, lindos recuerdos, y llorar los feos que ya no tienen remedio.

De a poco va volviendo ese deseo de escribir que lo tenia tan negado, que lo tengo aun negado.

y aca estamos, pero no se por cuanto tiempo.

Porque ella se fue el 15 de mayo, mi mamá se fue y hasta mi adios se llevo.

(A Mamá)

Anuncios
Published in: on 19 junio 2011 at 1:51 AM  Comments (4)  

Casi un mes

Casi un mes sin ella en casa, todo vacio, todo inestable. Todas las mañanas preguntandonos como desperto. Si comio. Si tomo agua. Como durmio.

Casi un mes… un mes. Parecio eterno. Un mes que parecio un año. Porque era abrir la puerta de casa y no escuchar su voz preguntando si llegue.

Casi un mes, en donde no dormia, donde mis habitos se cambiaron bruscamente, donde mi vida dio un vuelco de un dia para otro.

Ahora ese casi un mes desaparece. Ella vuelve a casa. A quedarse. A esperar. A reir por lo poco y lo mucho que le queda.

Porque ya no vera su cuarto de hospital, si no, su casa.

Porque no dormira en una cama que no es la suya, si no en su cama.

Porque no tendra que esperar mas a la hora de las visitas para vernos.

Mamá vuelve a casa despues de pasar un mes en el hospital. Vuelve pensando en los que vendra. Vuelve con un tumor, con vagas ideas, pero vuelve para estar con nosotros, para estar en paz.

Porque por una vez necesitamos estar en paz.

 

Solo paso un mes, casi un mes, que me parecio una eternidad.

Bienvenida mamá.

 

 

 

Published in: on 21 enero 2011 at 1:30 AM  Comments (2)  

Tengo todo.

“Tengo todo” es el tema de Café Tacuba que suena en mi winamp. No tengo sueño. El café se acabo. Son las 01:43

Hace mucho tiempo que no me venía el insomnio, pero en insomnio sin preocupaciones. Solo las ganas de no querer dormir. De leer, escribir, dibujar garabatos, pensar en diferentes cosas, planear, re planear y hasta desdibujar.

La última vez que tuve un insomnio así, fue cuando supe que M ya no me quería. Cuando supe que todo el juego que el inicio se había terminado. Porque todo era un juego, macabro pero juego al fin. Tarde en comprender que la pieza de ajedrez era yo y él era quien manejaba esas piezas de color marfil.

Claro que no me importo. Solo fue un corto tiempo. Luego todo se calmo. No tuve insomnios. Salvo por cuestiones laborales de estrés. Pero sacando eso, no había noches sin dormir al menos que sean de fiesta.

Entonces viaje un poco, viaje otro poco, me robe una boca en mis vacaciones y me la traje conmigo.

Y no tuve más insomnio. Si volví a mis andares sonámbulos.

Pero ahora es distinto. Tengo insomnio y no tengo a quien echarle la culpa. Porque ahora no hay M que jueguen conmigo. Y que no digan las cosas. Y que mientan etc., o escriban frases tales de editor que te dejen pensando. No hay esas cosas. Ahora hay pura felicidad, sonrisas, proyectos, alegrías, enojos también como es mi costumbre, si puede haber alguna cosa triste dando vueltas por ahí pero nada que no pueda solucionarse…

Pero vino el maldito insomnio y ahora…no puedo dormir.

Hola ¿volvemos a escribir?

Published in: on 28 septiembre 2010 at 1:52 AM  Dejar un comentario  

Desaparecida

Desaparecer de la faz cibernetica por 2 meses es muy bueno.

Tambien respirar del laburo es muy bueno…

No solo volvi a correr por las noches, a leer tirada en la cama como antes ya no podia hacer, ver series en el cable que pense que no existian mas y de repente van por otra temporada, volver a acomodar papeles y demas cosas que estaban en cajas. Y por supuesto a acostumbrarme a ver su sonrisa mas seguido.

Lo mas bueno de todo, es que si bien, muy poca gente sabe que fue lo que realmente me paso… las personas que estaban en la lista “de los que podian llegar a preocuparse” se preocuparon y los que no…como siempre no aparecieron.

(Tambien estaba la otra lista…aquella que quizas podian pensarlo pero no se animaban a preguntar).

Desaparecer tiene esas cosas…

Volvi a observar mi entorno una vez mas. Y como siempre…volvi a tachar, porque siempre se tacha. Siempre.

Published in: on 8 septiembre 2010 at 8:28 PM  Comments (1)  

Fiebre

Sentir que el cuerpo se calienta y no saber controlarlo. Asi estaba yo, tirada en la cama mirando el techo, extrañando. Maldije todo, porque me habian alejado de lo que me gustaba ver. De tu boca, tus manos y tus dedos tocando. La melodia que salia de aquella guitarra que no llegue a escuchar. El agua de mis ojos no me lo permitio. La odie, me odie, nos odie. Mi cuerpo se recalentaba y tenia que alejarme una vez mas. Como hace dias, cuando te subiste a aquel micro y te fuiste lejos, tan lejos que temi no recordarte. Si recuerdo el suspiro de aquella mañana cuando nos dejamos de ver. Pense en las miles de sensaciones que atravesaban mi cuerpo, aquellas que mas adelante me harian reducir todo a una somatizacion, esa misma fiebre que a tu regreso aparecio.

Esos dias eternos, inutiles, en donde las agujas del reloj no pasaban mas y todo estaba quieto, todo…tu sonrisa a lo lejos era un cuadro colgado en la pared. Ya no habia movimiento. Mis ojos, esos ojos de los cuales decidi no hablar mas, eran solamente fuentes transparentes de agua destilada que aun no sabia si salir o no. Por las noches, tenia pesadillas. De mañana no queria resistir.

Me despertaba inquieta, preguntandome donde estabas. Porque no estabas aca. Si comias bien. Si el agua corria por tu cuerpo. Si realmente era un llamado del destino para decirnos que la vida era asi.

Separados.

Juntos.

Separados.

Los dias pasaron, lentamente en mi caso. En el suyo tan rapidos que maldecia.

Los abrazos tardios, los besos en las mejillas esos perdidos, volver a sentir sus labios, esa carne tibia en mi boca solitaria que tanto los espero. Enredarnos entre los brazos que no querian esperar mas. No hubo lagrimas. Solo algunas palabras de mas. “No quiero viajar sin vos nunca mas”. Imagino que no debe ser lo mismo, en un bus sin tomarme de la mano. Tampoco sin mirarme como veo por la ventana y me imagino en cada lugar.

Y entre todas esas cosas, el calor de mi cuerpo aumentaba…la fiebre me inundaba y otra vez nos teniamos que alejar.

La incubacion de alejarnos, la incubacion de la tristeza que no habia podido salir.

En la cama, mirando el techo, espero a que se vaya. Mientras miro por la ventana y ahi lo veo, esperandome, de la misma forma que yo espere su regreso…

Published in: on 30 mayo 2010 at 2:23 PM  Dejar un comentario  

Au-to-ma-ti-ca-men-te (en el borde)

Hay noches que me encuentro al lado de la cama, a punto de meterme en ella, y cuando menos lo espero empiezo a recordarte. No puedo evitarlo. Es como el remolino que se encuentra con el viento en el campo en plena noche de invierno y asi pelean entre ellos a ver quien puede ganar la pelea de la nada. Vos y yo peleamos en mi mente. No puedo evitarlo, trato de recordar que me hizo quererte, fueron pocas cosas las que llenaron esa balanza y fueron muchas las que la desequilibraron, tanto odio en tan poco tiempo. Odio. Tampoco es la palabra. Me dejaste sacar de adentro el rencor que le correspondia a otro. Otro que se fue y vos terminaste recibiendo tiempo despues.

Cuando a la noche el remolino se pelea con el viento y en plena lucha intentan en cierta forma amigarse, vos y yo nos vamos alejando. No importa. Realmente nunca me quisiste salvo para estar entre tus sabanas de colores y tus libros que miraban. Nunca imaginaste tampoco que yo podia llegar a quererte solo un poco y ahi, es cuando lo lamento, haberte querido ese poco, y ahi es cuando te recuerdo antes de irme a dormir y mirar el reloj, ver las horas que perdi en tu engaño vulgar.Porque eso precisamente lo que te caracterizo…un engaño de 2 x 4 sin saber en donde podias meterte.

Entonces, me meto en la cama olvidandote como ya te olvide. Mas alla de que ya paso algo de tiempo, pero siempre estas ahi. Donde estan los libros anillados en mi escritorio. Agradezco estar entera otra vez. Que los libros ya no me miren cuando me acuesto a su lado y que nadie intente escribir una historia buscando personajes de sus romances  fugaces, esos que nunca sintio, nunca quiso y del cual claramente algun dia protagonizara.

Published in: on 17 mayo 2010 at 9:03 PM  Comments (1)  

Hace calor…mucho calor.

DSC03376

Demasiado calor. Mucho. Ese calor que te pega la ropa. Agradecida por estar despechugada. Tan agradecida.

La tarde fue tan normal como las demás, con más azúcar en mi cuerpo. Él me vió desde el auto pero no me bajo a saludar. Quién sabe porque. El rencor ya lo deje de lado.

Esa gota de sudor caía de mi cuello hasta llegar al medio de mi pecho, suavemente. Mire el reloj, saldría con el tiempo justo, la pantalla de la computadora anunciaba el paro de subtes, pero no así mi proxima osadía.

Salí rápido, mis tacos no me jugaron ninguna mala pasada, espere veinte minutos un subte por dos estaciones, el calor era insoportable.

Llegue a la estación justo cuando el tren se habia ido. Mi boleto en la mano me generaba bronca. El me habia detenido. Lo guarde en el bolsillo de mi jean. Me dispuse a esperar mientras un joven rubio me miraba. Lo mire, ojos azules brillantes, dos valijas, un bolso, hablaba por el celular y me sonreia, corta y me dice:

-Hace mucho calor, se fue el tren hace 2 minutos, en 8 viene el próximo.

Noto mi cara de cansada, mis pocas ganas, le dije gracias, le devolví la sonrisa.

-¿Vas muy lejos?

-A Devoto… a llevar un sobre.

-¿Un sobre? lindo dia, bah noche, te toco jaja

-Lo sé.

Se dió cuenta por mi cara de pocos animos, que no estaba bien. Fue al quiosco y me compro una gaseosa, un gesto tan dulce cuando en Buenos Aires hay casi treinta grados de calor.

El tren llegó, repleto, con gente enojada, en los altavoces se decía de un accidente en la estacion de Devoto, justo a donde yo iba.

Me subi al tren, enojada conmigo misma porque ya era tarde. No me gusta llegar muy tarde a lugares que no conozco, no me gusta entregar sobres tan tarde.

El tren arranco, se sentía el viento que corría y entraba por las ventanillas.

Fueron tres minutos…hasta que el tren se detuvo.

El calor era aun mas insoportable, pero lo mas atemorizante era la cara de la gente. Los hombres que se encontraban sentados se levantaron a dar el asiento a todas las mujeres. Todas estabamos sentadas. Un vagón no tenía luz. Se escuchaban gritos. Un policia se quedo en ese vagón. Nos miramos. Nos preguntabamos todos lo mismo. Si se sabía que había un accidente…¿porque avanzo el tren y no nos dejo en la estación Chacarita que tenía que parar entre la misma y Paternal? en el medio…entre las dos villas, el tren y allí yo.

Fueron quince minutos nada mas, pero el bebe empezo a llorar, la mujer de la remera azul tenia baja presión y la chica que estaba a mi lado se había quedado sin bateria para el celular “Voy hasta caseros, quiero avisarle a mi mamá que me espere cerca, aca a tomarme un taxi no bajo ni loca”.

La gente de la villa empezo a gritar. Delante de mi paso una piedra que entro por la ventana, casi le da a un chico pero dió en una chapa. El tren arranco. Despacio pero arranco.

Dude en bajarme en la estación La Paternal. Una señora me preguntó a donde iba, me dijo “Bajate en Villa del Parque y ahí tomate un taxi, aca esta la entrada a la otra villa y esperan a la gente en esta estación, estamos rodeados”, el calor dentro del tren ya era insoportable.

En mi cartera todavia tenía caramelos de la noche anterior. Uno solo me sirvio para manterner la presión un poco mas alta.

En Villa Del Parque me baje. Camine rapido por la estación. Muchos autos, mucha gente, pura hísteria.  Gritos, mas gritos, los locales ya comenzaban a cerrar y yo…ya estaba tarde.

En la bolsa estaba el sobre que debia entregar. Adentro una revista. Para él. Un escritor que escribe bién. Una vez me dedicó un libro en una presentación. Hablamos media hora. En esa media hora me subió el autoestima sobre mi escritura. Que no le de bola a los talleres y que escriba mucho. Un señor caballero.

El taxista me abrió la puerta. Estaba parado por la barrera. Me subo y me dice “Hola, hasta donde vas? porque justo estoy terminando mi turno”.

-Hasta M…. xxxx

-Es aca cerca, te llevo.

-Gracias, despues me tomo otro taxi para volver.

-¿A donde vas?

-Hasta G…. XXXX

-No vas a encontrar taxis, con este lio de trenes y este calor…esto es tierra de nadie ahora cuando crucemos la barrera, si no tenes auto moris. Yo te espero y te llevo hasta XXXXX de ahí te busco otro auto y vas hasta tu casa.

-Gracias.

Los ruidos de los autos, los arboles lejanos a los mios, odiarte, preguntar muchas cosas. Mirar mi bolsa de papel. Allí el sobre, mas un libro que escribio él,que se lo pensaba regalar al responsable del lunes, al responsable que hiciera esto,  más el libro de Paul Auster que tanto me esta gustando, de color naranja la tapa, una portada linda.

El taxista putea, se pone a hablar con otros autos cuando la barrera esta baja. Me piropea, me dice que tengo menos edad.

Buscamos la altura exacta, me deja en la puerta. “Te espero nena”. Le sonrio. Dejo mi bolsa y me voy con mi cartera colgada. Toco timbre. Escucho una voz. Por la voz la imagino alta puede tener ojos azules y pelo castaño. Curvas bien llevadas. Me habla. Le pregunto por él y me responde con la pregunta ¿ de parte de quien?. Digo quien soy y que le dejare el sobre en el buzón. Me dice gracias. Le sonrió al portero electrico.

Subo al taxi otra vez. El taxista me pone el aire a todo lo que da. Buscamos un quiosco en el camino, bajo a buscar coca cola, me baja la presión pero estoy bien.

-No te preocupes, es el día que tuviste ¿te llevo al hospital?.

-No gracias, solo quiero ir a casa.

Tomamos la avenida y encontramos a otro taxi. El frena, me cobra. Busca al taxista y le dice por donde ir. Vuelve y me dice “Es un pibe joven y fachero, tiene GPS te va a llevar bien” le agradezco. Me dice que toma la patente. Y me subo al otro taxi.

-¿Hola que tal? vamos a GXXXXXX y XXXX

-Ya se el señor taxista me dijo. ¿Estas bien? ¿te bajo la presión? ¿De donde venian? Le cuento todo, me dice: por donde estabas habia muchos taxis. Le vuelvo a contar de las barreras cortadas. Y me dice: entonces hiciste bien.

Hablamos, me cuenta de los robos, le cuento de que me quede en medio de la villa, me cuenta que entro a villas y no pudo salir, le cuento del escritor, la revista y todotodotodolodemas. Me dice que espera que llegue y escriba todo esto, asi me desahogo, que me tome mas coca helada y que me saque esos zapatos con taco y me ponga ojotas.

Me deja en casa, cuando le quiero pagar me dice : nah tuviste mucho lio hoy, deja, lo pago yo, anda a descansar, decile al gil que es un gil y ojala ese escritor te responda porque te lo mereces.

Le regale un caramelo que me quedo en la cartera y me baje.

Sentí mis arboles otra vez, sentí mi casa, sentí el cansancio en mis piernas. Sentí todo en un segundo.

“Viajando por mi ciudad, juntando historias en taxis, Devoto estaba lindo hoy, pero tuve que volver con mis árboles palermitanos”

Published in: on 29 octubre 2009 at 10:15 PM  Comments (1)  

Au-to-ma-ti-ca-men-te parte III

 

collage

Mis manos estan frias de los nervios. Mi corazón late fuerte y yo no le hago caso. Ya no hay lagrimas en mis ojos, porque se las llevo el aire que entró por la ventana por la noche. Estoy entre la desmoralización y la moralización nueva. Quieta. No hagas nada, no hagas nada, no hagas nada, es la frase que mas veces escribí en el último mes en mi diario. La sensación de perder y no perder ¿ que es perder?¿Cuando se sabe cuando uno perdió y gano?.

Sacarte de mi cuerpo, odiarte, querer odiarte, pedirle a los santos que me dejen odiarte. Pensar en quererte es tan lejano y mortífero. Tan insolente. Tan puro como el agua que caía de la montaña aquella noche que dije que no me pasaría esto.

Esa noche que caminando por los senderos no pensé que te cruzaría.

Y aca estoy, escribiendo mil cartas que jamás recibiras porque cada vez que las escribo las rompo. Escribiendo diarios, intentando entender poemas que te escribí y quién sabe porque. Sabiendo que no me correspondía. Sabiendo que fui otra, la otra, otra.

Es la sensación de insultar frente al espejo y saber que no hay nadie, solo vos, insultarme a mi misma, preguntar que puedo hacer. Si seguir por un camino o desviarme y correr. No saber a que jugas, si a la oca o a las damas, porque el ajedréz es un juego que seguro no sabes jugar. No sabes de prolijidad ni de estrategia. No tenés paciencia.  Ni sabes de que hablo.

Pero nada de lo que escribo puedo hacer. Nada. Solo quedarme sentada y ver como en el vagón va otra que no soy yo. Puedo pensar cuanto tiempo estará hasta que vos la despacharás. Mi consuelo es saber que podes mentir y ya no te creo, no ya no te creo.

Ahora debo sacar a mi cuerpo y a mi alma de esa involucracion, porque no voy a permitir que vos y tu extrañez me lastimen otra vez. No, ya no.

 

 

Camiluch.

 

Published in: on 27 octubre 2009 at 9:19 PM  Comments (2)  

No hay sitio en donde no estes

20090112-CORAZON20DE20PIEDRA

Entonces decime…¿como se hace para tener un corazón en la mano, sangrando latiendo de a poco? Decime, como se hace con la angustia, las noches sin dormir, las lágrimas en mis sabanas. Decime ¿que se hace? ¿Se lee un libro? ¿Se escribe? ¿Se insulta?.

Te leo un libro, el que tenga las paginas que vos quieras, con la portada que vos elijas y hasta te lo ilustro de la forma que vos quieras, con crayones de colores que no existan,  as es mas verdadero, mas sentimental, mas mio.

También puedo escribirte, mil palabras, dos mil palabras, tres mil palabras. Yo te escribo, en mi compu, en una hoja falsa, en la primera página de un libro, tu preferido. Yo te escribo con mis lágrimas si queres. Te escribo más de cien páginas por noche.

Insultarte seria tonto, lo hago siempre, ya es habitual es mis mañanas, en mis tardes y en mis noches. Y la luna me mira desde ahí arriba y se ríe, de vos de mi, de todos. De este maldito amor que no es amor y si desamor….¿como un amor es desamor cuando no fue amor? Decime…como.

Yo te miro ¿sabes? Te miro de mil modos, me entrego, inconcientemente a tu boca, me entrego con ignorancia, pero sos hombre, un hombre tal y derecho, manual, puro, un hombre y no lo comprendes, preferís lo que esta en bandeja, con la frutilla en la boca, ahí me doy cuenta de lo que sos, mis ojos se abren y se cierran y ahí cae sola ella.

Entonces decime que hago con mis ojos tristes y su agua, decime que hago con las ganas de decir las cosas y guardarlas. Decime, decime vos…si vos ¿que hago? Decime como hago para salir del laberinto que tu mirada creo y me atrapo y no me dejo huir. Decime como hago para que no caigan mas lagrimas de mis ojos mientras escribo.

Decime a donde llevo a la tristeza para que pasee y se olvide de mí, aunque sea por un ratito, yo que parezco su mamá que la cuido y la descuido.

Decime mientras la noche se adueña del mundo, de mi vida y de nosotros, decime antes que se apague la luz para siempre y no vea mas esos ojos dulces, pero si mis lagrimas saladas allí cayendo, como si fuera lluvia de primavera en el suelo.

Published in: on 20 octubre 2009 at 2:11 AM  Comments (8)  

Tan compulsivamente

soledad mujer

Saber que esta bien. Por más que hace mucho que no escucha su voz. Por mas que se deben un café interminable con palabras y cosas de mujeres en el medio.

No saber en que parte del mundo estas. Y festejas tu cumpleaños. Y tener tu regalo allí, guardado esperando a tu regreso. Esperando a tus ojos volver a la ciudad. Con emociones nuevas y historias nuevas.

Tener mas cuadernos en la biblioteca. Escritos. No escritos. Con llantos y risas en cada pagina. Preguntas. Respuestas. Miradas vivas y muertas.

Volver a no dormir de noche. Cambiar tus habitos porque volviste a escribir compulsivamente. En la compu. En los block. En las hojas de cortesía de los libros que te regalaron.

Que aquel quiera que yo…yo le pelee. Cada cosa. Le refute todo con tal de ganar más. Que no me conforme con lo que me da. Un mimo en el pelo sin razón.

Odiar tus ojos por la noche. Cuando dejo de escribir y me voy a dormir. Odiarlos. Odiarme por sí llega a caer una lagrima. Una sola. Por una sola ya te insulto. Ya te odio. Cuando no quiero. Cuando si quiero. Preguntarme por que. Preguntarme cada palabra. Escribir compulsivamente sin razon. Insultando tu nombre con palabras bellas. Odiandote. Deseando. Queriendo. Mezcla de sensaciones inexpicables en este octubre no casual. Saber que me voy a acostar y no voy a dormirme enseguida. Saber que dare vueltas por la cama…y te pensare, te soñare y me despertare de madrugada. Sabré que faltan solo 3 horas más para levantarme. Pero…¿sabes que? no me voy a poder dormir. Porque cuando dormía antes te llevaste mi sueño. Y yo sé, que aunque ahora estoy escribiendo esto, y aún no me he dormido…se que será así. Como fue anoche, y anteanoche. Como será mañana y pasado mañana. Hasta que estalle…estalle una noche cualquiera y entre lagrimas y quimeras diga cada palabra que tengo dentro mío. De mi cuerpo. A punto de estallar. A punto de morir en mí. O no…no diré nada. Seré cobarde y no diré nada. Ahí preferiré morir, antes que dejar mi declaracion firmada con mi nombre y mi apellido. Entonces aun no me acosté, aun no estoy entre mis sabanas blancas y azules, aún no, pero ya sé todo lo que pasara ya lo sé.

“Cambiará como el mar lo que siento…Es algo Natural.”

Published in: on 7 octubre 2009 at 2:27 AM  Comments (6)