Otoño porteño

“Yo me estoy encontrando mas q perdiendo Camiluch”

Hasta el otoño porteño

No pensas pisar esas tierras.

Ni sentir ese aire familiar

Ni caminar por esas calles.

No señor, hasta el otoño porteño

Cuando las hojas ya marrones caigan

En las veredas de mi barrio,

Y el casi frío se sienta en mi piel

Después de tanto tiempo de no encontrarlo.

Hasta el otoño porteño

No pensas pisar esas tierras

Quedara en mi mente el recuerdo

De tu sonrisa, la mirada pérdida

De los sueños que quedaron en la arena

Mientras yo escribía en el cuaderno…

Recuerdos rotos entre voces escondidas.

No señor, hasta el otoño porteño

No te encontrare perdido

Si te encontrare de nuevo,

Entre ruidos, edificios, humedad.

Hasta el otoño porteño señor

No podré darle su abrazo,

Su beso, el cariño

Las letras perdidas entre las hojas que prometí…

No señor será en nuestro otoño porteño.

Te espero cuando ya sea ese otoño.

 

Noviembre 2009

Published in: on 30 noviembre 2009 at 12:43 AM  Comments (4)  

Entre nos

lagrima

“Si queres podes gritar las ganas de callar” Q!

Mareada, escribiendo en paginas ficticias. Café que ya no existe. Tu mirada esta en la ventana, en la replica del cuadro de Matisse en la pared, en todas mis lapiceras. Allí esta perdida. Mi voz en cambio esta dentro de mi y solo dentro de mi. No sale. Se junta con mis otros sentimientos y no da a luz. No termina de formarse. No sabe lo que son las palabras para poder pronunciarlas. No las juzga. No las percibe. No las quiere decir. Es una negativa contra una no negativa. Es mirar por la ventana y encontrar tus ojos y saber que estarán allí toda la noche mirándome fijo, hasta que un día desaparezcan y se vayan lejos. Sabiendo que los extrañare por más que solo estén en mi cerebro. Por mas que en la realidad no me miren y solo sea un recuerdo. De noches de cenizas rotas, palabras que entraban por mi oído. Mientras que te pedía que no me lastimaras, mientras te pedía que no me dejaras quererte, allí estaba tu voz. Sin interesarte, yo me adueñaba de cada segundo de nuestra existencia dentro de esas cuatro paredes que fueron testigos de nuestra búsqueda sin final. Y yo quiero gritar, quiero gritar mientras escribo estas líneas. Quiero gritar cada una de las lágrimas que salen de mis ojos por las noches. Quiero gritar mientras miro a las estrellas que asesinaron nuestros besos y que ya no existen, ni siquiera en sueños, porque ya de a poco no los recuerdo.

(Y no puedo gritar, me voy muriendo de a poco, como eso que no se quiere. Morir con el grito dentro. Y los ruidos son más fuertes, las palabras intentan salir de mi cuerpo, se pelean entre ellas. Pero mi boca las refuta y no salen. Vuelven a morir cayendo otra vez y llegando al mismo lugar).

http://www.quemarecuerdos.com.ar

Published in: on 14 octubre 2009 at 1:59 AM  Comments (2)  

Arriba la luna oea

A veces odio encariñarme tan rapido con la gente. Y empezar a quererlos y despues extrañarlos.

Porque si bien sus ojos y los mios se cruzaron algunas veces. Porque si bien sus sonrisas y las mias se cruzaron algunas veces. No basto mas

Fue como un fantasma el que me regalo un amigo increible, una noche en el bajo con musica de fondo.

Fue el destino.

Y ahora tendre que esperar a la vuelta, con ese puñado de historias que guardara en su mochila mientras gira por el mundo, asi cuando vuelva yo las escribo, en ese cuaderno que seguro se convertira en uno de mis preferidos.

Au Revoir.

Published in: on 3 agosto 2009 at 10:53 PM  Comments (3)  

Mensaje en una botella

“Me dibujás una sonrisa cada vez q esbozás algunas palabras sueltas, inocentes, llenas de sentido.”

Lo leí rapidamente, como si se tratara de un mensaje oculto en el fondo del mar. Con la luna mirando desde el cielo y hasta escuchando el sonido que producian mis lagrimas.

Caian lentamente. Solas. Con y sin sentido. Recordaba todas sus fracciones, todos sus gestos. Recordaba su mano arriba de mi mano aquella noche que tenia el corazon muriendo. Temblando. Casi helado. Me acordaba de cuando me hizo bailar. En un paraiso rodeada de personas desconocidas y el…mirando, siempre sonriendo, entregandole su mundo al mundo.

Ahora era todo lo contrario.

Yo entregaba mi mundo en una mano. Lo daba vuelta, lo hacia girar. Escribia mis palabras sin sentido, a veces para alguien. Muchas veces sin angel ni destinantario. Pero el…basicamente el y sus bellos ojos, me sacaron palabras magicamente de los dedos.

Una noche escuchando su voz en mis oidos me calme. Era una de esas noches en donde el frio habia dejado al calor al lado de mi cama. Sentada en la alfombra sus palabras entraron por mis oidos y el “Caen las palabras no digamos nada” fue…unico.

Como si me leyera la mente.

Mi sonrisa se dibujo al ver su mensaje en la botella de color verde. Arriba de la mesa.

Parece mucho el tiempo recorrido cuando son tan solo unos pocos, pero tan puros, llenos de inocencia como las palabras que sus ojos leen cada vez que quiero saber…

(Gracias, por regalarme palabras que inspiran a otras palabras, que vuelven a otras palabras, que terminan en mas palabras y demas. Gracias, por dejarme ser Camiluch desde el primer dia que fui Camiluch. Porque lo soy por vos!)

Published in: on 16 julio 2009 at 12:43 AM  Dejar un comentario  
Tags: