B.A

I

Fluir en un minuto. Volar lejos y no literalmente. Eran las diez de la mañana cuando mis valijas ya estaban armadas y esperaba a que el auto llegara a buscarme para llevarme lejos. Quince días por legalidad. Uno menos en realidad…catorce. Esa costumbre mia de escaparme de casa hasta el último minuto de mis vacaciones. Dejar todo preparado para que mi telefono no suene. Telefono. Ese que me llevaba por inercia, junto con su cargador de batería, pero ese mismo que después no necesitaría.

Corría diciembre y no sabía a donde escaparia. Fue seguir la recomendación de mi hermano y elegir. Ya habían pasado dos meses desde aquella elección corría el año 2007 y el reloj marcaba las 10 y 10. Fui a la cocina y me serví café. Tenía intuiciones, esas que solo tengo cuando todo va a salir bien. No era un lunes cualquiera, era el lunes que buscaba dejar marcado aunque sea en un libro, en mi diario, en mi.

Mi bolso de mano llevaba las cosas elementales, tenia un libro, un block, muchas lapiceras, cosmeticos, billetera, pasaje, documentos, celular y camara de fotos. ¿Mas cosas?. Despachadas. De todo eso si perdia algo solo podia lamentar mi campera, por el clima, lo demas era recuperable.

Termine el tercer café a las 11 de la mañana. El taxí llego puntual. El teléfono sonó para una despedida rápida. Escuche con atención esas palabras que ya dejarian de ser mias.

Me subí al taxí. El taxista dejaba mis valijas en el baúl. Me llevaba la vida con tal de dejarla allá. Me llevaba el alma con la idea de tirarla por el avión. Dejaba mis zapatos al costado de la cama por si alguién me extrañaba y se podia conformar con solo mirarlos.

El taxista sabia a donde ir.

Miré por la ventana, nadie se iba a quejar. Yo menos. El taxí arranco y deje una parte de mi vida ahí, en la calle y en la puerta de mi casa.

Un avión me esperaba, un lago y algunos despues.

Anuncios
Published in: on 8 diciembre 2009 at 3:12 PM  Comments (3)  

Escribir

Mil palabras, dos mil palabras, tres mil palabras. En hojas rayadas, lisas, cuadriculadas. Moleskines y gloria. Bajo el sol de palermo. Con las hojas de los arboles de testigo. Y mis ojos tambien.

Escribir sobre pasado, presente, no futuro.

Escribir del sur, del norte, del oeste y del este.

Y despues probar…probar mucho.

Published in: on 29 agosto 2009 at 12:59 PM  Dejar un comentario